Qué es el aislamiento térmico

Qué es el aislamiento térmico y sus ventajas

El aislamiento térmico de un edificio, casa o vivienda nos ayuda a conseguir una temperatura confortable en nuestro hogar o lugar de trabajo tanto en invierno como en verano. Mejora también el aislamiento acústico y la impermeabilización.

Aislamiento térmico en una pared de fachada y en una ventana

Un aislamiento térmico se opone a que el calor lo atraviese y también la humedad y el ruido. Cuanto mejor sea el aislante, menos calor dejará pasar y menos gastaremos en calefacción o aire acondicionado ahorrando energía.

Si tenemos buenos materiales aislantes en nuestro edificio, casa o vivienda, la envolvente térmica será mejor y también reduciremos la emisión de CO2 a la atmósfera.

El aislamiento térmico se pone en el interior de las paredes de las fachadas y de las cubiertas o tejados, en algunos puentes térmicos y en los tabiques o medianías que separan las zonas habitables de las no habitables.

Tipos de aislamientos térmicos:

  • Naturales: madera, corcho, lana natural, lino, fibra de coco, paja,…
  • Artificiales: poliuretano proyectado, poliestireno expandido, lana de roca, lana de vidrio,…

De todas formas, las persianas, puertas y ventanas son los sitios por donde más calor suele pasar. Hay que aislar las cajas de las persianas, usar marcos que rompan el puente térmico, vidrios con doble hoja y cámara de aire interior y puertas exteriores aislantes. De hecho en el CTE DB HE 1 se hace mención especial al aislamiento térmico.

Un buen aislamiento térmico es hoy una necesidad en nuestros edificios, casas o viviendas porque el petróleo, la electricidad, el gas natural y las demás fuentes de energía empiezan a agotarse o son cada vez más caras. Además, los efectos de su consumo excesivo son muy negativos para el medio ambiente.